Reflexión, a 40 años del 68. (Entrevista a Eduardo Valle, alias El Búho)

Gustavo Mendoza Lemus

7:00 / Planeación de la disolución del mitin y de
la aprehensión de dirigentes del
Consejo Nacional de Huelga en el edificio Chihuahua.

14:00 / Se inicia el desplazamiento de las
 tropas desde sus cuarteles a la Plaza de las Tres Culturas.

18:10 / Dos helicópteros sobrevuelan la plaza
y se disparan luces de bengala rojas y verdes.
Desde el tercer piso del edificio Chihuahua los elementos
del Batallón Olimpia abren fuego en forma
indiscriminada contra la multitud,
pero antes han dominado a todos
los presentes y los han lanzado a suelo.

La cruda cronología corresponde a una mínima parte de lo que aconteció el aún reciente 2 de octubre de 1968, en la Plaza de las Tres Culturas, en Tlaltelolco. El libro 1968, el año de la rebelión por la democracia, del periodista, político y activista Eduardo Valle Espinosa, incluye no sólo una descripción histórica del ambiente político-social que se vivió en México de 1968 hasta 1971, sino que incluye la causa penal 114/2004-I donde por vez primera se emite un auto de formal prisión al ex presidente Luis Echeverría Álvarez y algunos altos mandos de las fuerzas militares de aquella época.

“Me encuentro con algo muy importante, en términos puntuales muy extraño, porque resulta que la verdad legal –es decir, que se había cometido un genocidio- coincide con la verdad histórica, o al menos con la percepción que los mexicanos teníamos en relación con el ‘68 y el ‘71”, explica Eduardo Valle espinosa, en entrevista telefónica.

1968, el año de la rebelión por la democracia nace bajo la petición del entonces titular de la Fiscalía Especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado (FEMOSPP), Ignacio Carrillo Prieto, como un informe histórico sobre las masacres ocurridas el 2 de octubre del 1968 y el 10 de junio de 1971. Esto con la finalidad de que este documento llegara a las bibliotecas públicas de todo el país. Su publicación oficial jamás ocurrió, y después de no recibir respuesta directa de las autoridades federales vigentes –con una petición directa al actual Presidente de la República- se decidió que esta información debería ver la luz pública, que se logró gracias al auspicio de la editorial Océano.

“Pues lo que te da es un coraje”, reclama el periodista, cuando supo que su investigación acerca de los dos movimientos sociales no vería la luz pública como lo había prometido el titular de la FEMOSPP.

Valiosos aportes ofrece la documentación de Eduardo Valle Espinosa, pues con una “objetividad histórica” –según lo solicitado por Carrillo Prieto- se citan nombres, intenciones políticas, movimientos de las fuerzas armadas nacionales y una contextualización histórica que permite conocer el cómo se organizaron ambas masacres y bajo que argumentos la planearon las autoridades federales de aquella época. En el documento, el lector dará cuenta de que las elites políticas de ese sexenio, encabezado por Gustavo Díaz Ordaz, tenían que frenar el movimiento “a costa de lo que fuera”.

Ahora que estamos próximos a que se cumplan 40 años del genocidio, Eduardo Valle propone más que “manifestaciones y robos”, una “reflexión, no tanto gritando consignas y asaltar gente, como lo hacen, sino tratando de encontrar el camino liberal y socialista de nuestra izquierda”.

Sobre la cronología de los hechos ocurridos aquel 2 de octubre de 1968, el autor lo refiere como un proceso difícil, complicado y de terrible dolor.

“La experiencia de escribir el libro, tuve un momento de terrible emoción, de dolor, en el momento de la cronología. En la última inserción de la cronología es muy difícil para mí, y no lo toco porque lloro”.

Anuncios

  1. perla cecilia

    a nadie se culpó por la Matanza del 68, no he leido el libro de Valle Espinosa, pero pienso que ya existen otros documentos que hablan de la masacre; tal vez no los suficientes, pues nunca nadie se responsabilizó por tal hecho.

    Se publicaron recientemente unas fotografías mostrando a Ernesto Zedillo golpeado por militares en aquel tiempo; me pregunto si son verídicas, si es en verdad Zedillo Ponce de León.

  2. Se han escrito infinidad de crónicas, ensayos, fotoreportajes, opiniones viscerales… pero la visión del historiador dónde está.

    ¿Fe de erratas? Líneas arriba leí 1868 en lugar de 1968.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: